IX Encuentro Internacional de Mentes Maestras
 
 

Por la ignorancia se desciende a la servidumbre, por la educación se asciende a la libertad

 
     
  Más información  
 

La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que

 
  21 de Setiembre / 2019
Albany, GA
 
  28 de Setiembre / 2019
Morrisville, NC
 
  5 de Octubre / 2019
Yonkers, NY
 
    Ver todos los eventos
ENCUESTAS
Denos su Opinión
  ¿Quién es el responsable de los actos que realizo?  
 
Yo soy el único responsable
Las personas que me rodean
A veces yo, a veces otros
Todos incluyéndome son responsables
 
  Ninguna de las anteriores  
   
   
Cómo afrontar un embarazo
Que felicidad tan grande surge cuando una pareja descubre que está esperando un bebé. Recuerdo perfectamente cuando Gaby (mi esposa) me comentó que creía estar embarazada. Su mamá la acompañó al laboratorio para recoger los resultados del análisis y al leer el resultado ambas gritaban y se abrazaban de la felicidad. Si soy sincero yo experimenté una mezcla de alegría, temor y angustia; apenas teníamos tres meses de casados y no me sentía preparado emocional y económicamente para tan grande responsabilidad.

Cuando les di la noticia a mis amigos y compañeros de trabajo, que eran solteros, reían interminablemente. No sabía si era una risa de alegría solidaria o una burla, pero lo que comprendí claramente es que se gozaban conmigo porque este gran acontecimiento y bendición divina llegaba a nuestras vidas.

Que diferente resulta cuando esta situación la vive una pareja de solteros. La noticia no se esparce con gritos de alegría sino como un secreto con alta dosis de morbo; lo que fue diseñado para ser uno de los momentos más especiales de la vida del ser humano se convierte en una pesadilla para los ahora nuevos padres y sus familias.

Cada vez son más las jovencitas que se embarazan antes de casarse, trayendo para sí y para los suyos una serie de consecuencias y responsabilidades que modificarán por completo sus vidas y las de sus seres queridos. Las estadísticas nos muestran que la principal causa de muerte de mujeres entre los quince y los diecinueve años a nivel mundial son el aborto y los embarazos; y en los países latinoamericanos esta situación permanece entre las primeras cinco razones por las que las jovencitas pierden la vida. También los estudios nos enseñan que sólo cinco por ciento de las niñas que resultan embarazadas terminan la preparatoria.

He tenido muchas consejerías en que los padres se acercan descontrolados para compartirme que su hija adolescente está embarazada y no saben qué hacer. Generalmente viven una mezcla de emociones como coraje, desilusión, tristeza, culpa y compasión. “¿Qué hicimos mal?”; “¿por qué a nosotros?”; “ella no es así”; “Si la apoyamos, ¿estamos premiando su mal comportamiento?”; “¿deben casarse?”; “Nosotros nos haremos cargo del bebé pero no permitiremos que ese jovencito le vea”. Veamos algunas ideas que pueden brindar una pequeña luz a quienes viven esta situación, y por supuesto también, para quienes desean evitarla.

Sugerencias para los papás.

Si usted es padre o madre de jóvenes o adolescentes probablemente experimentará de vez en cuando el temor de que su hijo o hija se vea involucrado en un embarazo prematrimonial. Diversos estudios sobre actividad sexual y consumo de drogas entre jovencitos y jovencitas demuestran que conversar abierta y frecuentemente con los hijos sobre esos temas reduce en gran medida la posibilidad de que caigan en ellos.

La mejor medicina preventiva es que los padres de familia platiquemos con nuestros hijos sobre sexo. Con esto no me refiero a que reservemos un tiempo especial para tener “la plática”, en la que con toda nuestra capacidad les dictamos una conferencia sobre qué es lo que esperamos de ellos respecto a su comportamiento sexual. Hablo de conversar, escucharlos y entenderles, darles nuestra opinión y consejos, hacer de la sexualidad un tema tan común y sencillo como platicar de deportes, el clima y las calificaciones.

Algunos padres de varones piensan que con proveer a sus hijos con preservativos resuelven el problema, pero ignoran, o quieren pensar que ignoran, que ésta no es la solución, pues el problema de fondo no es el embarazo sino el concepto que los jóvenes tienen acerca de su sexualidad y del compromiso de pareja. Recordemos también que los papás somos el dominio propio de los hijos. Si ellos no saben controlarse, es nuestra responsabilizad hacerlo, especialmente mientras son menores de edad.

Si su hija resulta embarazada o su hijo embarazó a alguien, le recomiendo ser un apoyo para los muchachos sin quitarles la responsabilidad que han adquirido. No cierre la puerta a sus hijos, se han equivocado, pero requieren ayuda y el bebé que viene será una bendición a la familia. Con esto no quiero decir que usted tome la responsabilidad que le corresponde a su hijo o hija. Ella debe atender al bebé y alimentarlo. Los papás pueden apoyarle cuidando al niño mientras va a la escuela para que termine los estudios, pero ella debe responsabilizarse totalmente del bebé después de clases. En el caso de los hombres, éstos deben generar por sí mismos algún ingreso para apoyar a la madre del niño, incluso si decidieron que no se unirían en matrimonio.

Por cierto ante la cuestión de si deben casarse o no, el parámetro para decidir es muy sencillo: si el embarazo está adelantando los planes que ya tenían de hacer vida de pareja, que se casen; pero si la llegada del bebé es el motivo por el que piensan unir sus vidas, la respuesta más prudente suele ser “no”. En otras palabras, si ya habían pensado seriamente en casarse, lo único que están haciendo es recorrer las fechas, pero si piensan formar un matrimonio por causa del bebé lo más probable es que cometan una equivocación.

La vida nos enseña que un error no se resuelve con otro, por el contrario, se agrava. Por supuesto que estas ideas son generales y cada caso en específico tiene su propia solución, pero este parámetro suele traer buenos resultados.

Sugerencias para los jóvenes.

Para ti jovencita y jovencito la sugerencia es muy sencilla: no tengas relaciones sexuales prematrimoniales. ¿Te suena anticuado, ridículo y fuera de lugar? Lo entiendo, pero eso no evita que sufras las consecuencias de practicar sexo en el tiempo incorrecto y con la persona equivocada. Puedes engañar a tus padres, pero no puedes engañar a la vida y a la naturaleza misma. Lo que es bendición y alegría en el tiempo correcto se convierte en una verdadera pesadilla cuando se realiza a destiempo.

En un seminario que impartí sobre sexualidad y juventud un adolescente me refirió que era sencillo evitar los embarazos, todo es cuestión, dijo, de utilizar el condón. Debo reconocer que en cuanto a reducir las posibilidades de embarazo tiene razón, pero lo que no tomó en cuenta este jovencito, y muchos otros más, y que me encargué de hacerle saber, es que no existe un condón para el corazón. El involucramiento sexual no es exclusivamente un acto físico, incluye nuestra alma y espíritu. Además no se ha creado, ni se creará jamás, un condón que proteja las emociones de las personas.

En los programas de televisión y las películas se narran vidas en las que los jóvenes tienen relaciones genitales sin compromiso emocional y nada sucede; pero la realidad no es así. Esas historias de los medios son falsas; no muestran que una mujer que ha abortado carga un sentimiento de culpa durante muchos años, o que una pareja que ha tenido contacto sexual y termina su relación sufre intensamente.

He tenido en consejería a jóvenes de ambos sexos que sufren de depresión porque se sintieron utilizados sexualmente por su pareja; muchachitas que han pensado en el suicidio o se sienten indignas e infelices.

Por otra parte están las enfermedades de transmisión sexual, algunas de las cuales ni siquiera requieren de penetración sexual para transmitirse. Como un simple dato, de estas enfermedades la que menos se transmite es el SIDA, de la cual se infectan, según datos de la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 500 personas por hora a nivel mundial (más de 8 por segundo). No quiero dramatizar el asunto, pero lo que es un hecho es que tal vez al utilizar un preservativo se evite el nacimiento de un bebé, pero puede no evitarse una profunda herida al corazón de los involucrados, así como algunas enfermedades que pueden cambiar, o reducir, el resto de su existencia.

Si estás embarazada o embarazaste a tu novia o una amiga debes saber que la vida no se ha terminado. Lo maravilloso de la vida y su Creador es que siempre tenemos otra oportunidad para enmendar nuestras fallas. Ya cometiste un error, no comentas dos. El hijo que viene o que ya tienes en tus brazos es un regalo y una bendición que proveerá gran dicha al resto de tu existencia y debes cuidarlo y disfrutarlo. Claro que tendrás que pagar un precio mayor que si lo hubieras tenido en el tiempo correcto, pero vale la pena hacer un esfuerzo para darle tu cariño y atención. Si tus padres aún no saben que estás embarazada, sé valiente y diles hoy mismo lo que estás viviendo, ellos son la mejor ayuda que puedes tener y aunque, al igual que tú, pueden reaccionar al principio de manera inconveniente, pronto entenderán y serán tu mejor apoyo. Si tu temor para hablar con ellos es grande, pide a algún adulto en quien confías que te acompañe a tener esta conversación con ellos.

Finalmente recuerda que Dios es especialista en perdonarnos y en convertir nuestras fallas en aprendizaje y bendición. Ponte a cuentas con Dios y solicítale sabiduría para educar lo mejor posible a tu hijo, Él también está dispuesto a brindarte todo su amor y apoyo, si tú se lo pides, para que te convierta en un gran padre o una excelente mamá.

Rafael Ayala
www.centrodesuperacionpersonal.com/rafaelayala

 
 
Enviar a un Amigo Imprimir Descargar
 
Otros Artículos

La niñez, una etapa inolvidable
Mañana, lunes 9 de septiembre, se celebra en muchos países del mundo el Día del Niño y la Niña. La niñez abarca esos primeros 12 años de vida de todo ser humano y tiene la peculiaridad de ser una de las etapas más bonitas y recordadas por cada uno de

Leer todo el artículo

¿Cómo atraer salud a nuestra vida?
En la actualidad, vivimos en una sociedad caracterizada por obligarnos a llevar un estilo de vida veloz y estresante. Corremos diariamente de la casa al trabajo y dejamos de lado algunos aspectos que podrían ayudarnos a tener un estilo de vida menos

Leer todo el artículo

Importancia de los límites en la crianza
La labor de ser padres es una de las más complicadas que existen, no hay un manual perfecto para la crianza de los hijos y solo aprendemos a ser padres a raíz de las experiencias que tuvimos con los nuestros o gracias a recomendaciones que nos dan

Leer todo el artículo

Consejos para desarrollar la paciencia
La paciencia es la capacidad de sufrir y tolerar desgracias y adversidades o cosas molestas u ofensivas, con fortaleza, sin quejarse ni rebelarse. La paciencia es un don que no todos tenemos la dicha de poseer pero la cual todos podemos desarrollar

Leer todo el artículo
Otras Categorías
  Ventas
Responsabilidad Social
Planificación
Eficiencia
Tecnología
Carácter
Optimismo
Abundancia
Leyes universales
Karma
Imagen Personal
Negocios
Depresión
Mujer
Futuro
Finanzas
Vida
Inteligencia Emocional
Terapias
Creencia
Familia
Perseverancia
Autoestima
Liderazgo
Gratitud
Objetivos
Emprendimiento
Prosperidad
Innovación
Ser humano
Felicidad
Valores
Motivación personal
Tercera Edad
Poder Mental
Metas
Presente
Pasión
Humildad
Confianza
Empatía
Autoconocimiento
Aprender en el S. XXI
Compromiso
Negociación y Ventas
Servicio al Cliente
Trabajo en Equipo
Integridad
El PPH
Comunicados
Relaciones Humanas
Espíritu Emprendedor
Adversidad
Sueños
Manejo del tiempo
Hablar en Público
Salud Emocional
Formación de Equipos
Comunicación
Responsabilidad
Adolescencia
Salud
Miedo
Entusiasmo
Éxito Empresarial
Hipnosis
Mercadotecnia
Lenguaje Corporal
Éxito Personal
Actitud Positiva
 
 
  "Invierte en ti mismo si en ti confías"  
   
 
Llena el formulario
Nombre
Apellido
Email
 
loader
sistema compra 3
NOTICIAS